martes, 23 de febrero de 2010

Kantor..

Hoy ha sido un día raro, como lo son esos en los que sale el sol y a los dos minutos te empapa una tormenta, y vuelve a salir el sol y sales a fumar, y antes de darte cuenta tu cigarro es infumable porque se ha empapado, y vuelve a salir el sol pero tu cigarro no lo seca ni dios... y el tiempo se convierte en una espiral de la que estás deseando salir.
Y entonces te vas a comer y la comida te sienta como un puñetazo en el estómago y tienes ganas de vomitar pero te aguantas y luego se te pasan y entonces te tomas un café (sin azúcar, por supuesto..) y otro y luego otro porque te duermes de pie y aún tienes que aguantar muchas horas metida entre esas paredes.
Y te vas a dar una vuelta y te cruzas a gente por los pasillos y casi todos te saludan, algunos te dan un beso o un abrazo o las dos cosas y te ríes y te gusta y piensas que ojalá fuera así siempre y bajas las escaleras y te vas al frío y te reciben más brazos y más sonrisas y unas cuantas cabezas que funcionan a toda máquina a pesar de todo.
Y entonces llega. La oscuridad, las velas, el pasillo, los pies que se arrastran, el ruido de cañerías, la puerta que se abre, la sala a medio hacer, el hierro, el cristal, la madera... y yo, que me dejo ir...

yo, derramada..
yo, crucificada..
yo, guerrera..
yo, canción..
yo, ahorcada..

yo, muerta.. muertos, nosotros..

y otra vez, vamos a contar mentiras, tralará, vamos a contar mentiras, tralará, vamos a contar mentiras..

VENGA, VAMOS A CONTAR MENTIRAS..

3 comentarios:

TdP dijo...

Eh! Que se te ha olvidado poner la mitad del día.

Migalcaher dijo...

Muchas veces debemos olvidar el absurdo y seguir como un burro ciego. Finalmente los momentos precisos recompensan todo.

Angie dijo...

TdP, eso fue sólo el ensayo.. el día lo completamos el miércoles! Y fue maravilloso (tengo agujetas por la crucifixión, qué cosas..)
muaaaaak!!

Migalcaher, puede ser, aunque el absurdo es maravilloso igualmente..